Sadismo

El sadismo, es una parafilia, que consiste en provocar dolor a la persona con la cual se está llevando adelante un acto sexual. De este modo se obtiene placer y excitación, al provocarle dolor o humillación a la pareja.

Cabe destacar que el sadismo puede ser tanto físico como psicológico, y esta práctica está incluida dentro de las que se conocen con la sigla BDSM, la cual engloba a aquellas prácticas sexuales extremas, no convencionales.

El término sadismo, tiene su origen en el Marqués de Sade, un personaje real, que vivió en Francia en el siglo XVIII.

El Marqués de Sade, se hizo conocido, tras varios escándalos con prostitutas, a las cuales solía atar y azotar, luego de ser encarcelado, este personaje, se dedicó a contarle con lujo de detalles a su esposa, a través de cartas, sus fantasías sexuales y sus incursiones en el sadismo.

Una práctica que es llevada a cabo por muchos grupos de personas en la actualidad, pero que es tan vieja como la sexualidad misma.

Hasta personajes conocidos de la historia, se sabía eran adeptos al sadismo, tal es el caso de Calígula, Tiberio o Catalina la Grande.

Tribus indígenas y otras civilizaciones, como es el caso de los indios chocoes, practican una forma de sadismo, las mujeres, gustan de clavar sus uñas a sus parejas durante el acto sexual, hasta el punto de hacerlos sangrar, y éstos le propinan pellizcos en las caderas, provocándoles hematomas.

Generalmente los sádicos, tienen antecedentes de enfermedades mentales, problemas hormonales, o han sido víctimas de algún tipo de abuso sexual.

Podemos decir que existen distintos grados de sadismo, ya que algunos se conformarán sólo con morder, torturar, maniatar y golpear a sus víctimas, mientras que en casos más extremos, puede desencadenar en el asesinato de la víctima del sádico.

Muchas veces el término sadismo, se lo confunde con el sadomasoquismo, lo cual no es correcto, ya que esta última práctica es consensuada. Es decir una de las partes disfruta con golpear o someter a la otra persona, y ésta, se excita y obtiene placer sexual al ser sometida, y generalmente en el sadomasoquismo no se llega a extremos tan peligrosos como en el sadismo.

Sadosmasoquismo

Sadomasoquismo

Si bien durante las relaciones sexuales, en los momentos de mayor excitación o como parte del juego sexual, a veces puede ocurrir algún que otro pellizco, una suave mordida a modo de caricia, o alguna que otra palabra fuerte, estas actitudes no te convierten en un sádico, siempre y cuando no afecten la integridad física o emocional de la otra persona.

~ por MeD en 17 abril 2009.

3 comentarios to “Sadismo”

  1. De dar palmazos, no paso.

  2. Mucha gente solo algunos azotes, pero hay mas gente que le gusta recibir cachetes, golpes, etc. Para gustos, los colore.

    Gracias por comentar Jose.

  3. Hola jose, cuando decimos sadimos se nos va la mente a lo peor a una persona sangrando de los golpes, tampoco es eso.
    Pero muchas veces cuando estas a punto de llegar… gusta una palmadita 😀

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: