Tratamientos para el alargamiento del pene

El tamaño del pene, es algo que suele preocupar mucho a los varones, y es motivo de charla frecuente entre sus amigos y en el caso de aquellos más abiertos en relación a su sexualidad, motivo de más de una consulta con los especialistas.

Mucho se habla y se ha hablado  acerca del tamaño del pene, y de cuáles son las medidas óptimas que debe tener el pene, para que se lo considere dentro de un tamaño estándar.

Hablamos así de micropenes, de macropenes y de todos los tamaños de penes.

En fin, el pene y su tamaño, es algo que siempre inquieta a los hombres (y a algunas mujeres también), y es uno de los temas que siempre da que hablar.

En relación a esto, surge también el tema de las técnicas y productos para el alargamiento del pene.

Los métodos para alargar el pene, son variados; desde los quirúrgicos, hasta los que emplean el uso de extensores, pasando por aquellos que se basan en el ejercicio del miembro masculino, hasta los que incluyen tomas por boca de comprimidos en base a hierbas.

Pero a todo esto, seguramente te preguntarás si ¿estos tratamientos son efectivos? y ¿que tan seguro son para la salud?

Si bien a lo largo de la historia, han surgido todo tipo de productos y técnicas con fines puramente comerciales, poco probados y que en la mayoría de los casos eran ineficaces, la ciencia y la tecnología, han ido avanzando, y hoy por hoy, podemos hablar de que existen métodos realmente efectivos y serios.

En primer lugar, están las píldoras naturales, aquellas elaboradas con hierbas medicinales, que no tienen efecto secundario. Al respecto, tienes que constatar que no contengan Yohimbe, una sustancia prohibida por la FDA (Food and Drug Administration), por sus efectos perjudiciales.

Las píldoras naturales, son muy efectivas y seguras, ya que estimulan el volumen de flujo sanguíneo hacia los cuerpos cavernosos del pene, los cuales se estirarán y harán que el mismo se alargue. Las píldoras actúan sobre los tejidos del pene, haciendo que éstos se fortalezcan y crezcan, tanto en longitud como en grosor.

Por su parte, los extensores, que se pueden llevar discretamente debajo de la ropa, basan su acción en el principio de tracción. El efecto es gradual y progresivo y provoca el estiramiento de los tejidos y del cuerpo cavernoso del pene.

Generalmente, se los usa por espacios de 4 a 6 meses, según el crecimiento que se desee, y se tienen que llevar puestos en promedio, durante unas 7 horas diarias.

El crecimiento que se consigue con este método, es de medio centímetro al mes.

En tanto los ejercicios, es el método más natural, y puede combinarse con los tratamientos mencionados anteriormente.

Mediante los mismos, ejercitarás, los cuerpos cavernosos, el cuerpo esponjoso y la arteria cavernosa, consiguiendo que el pene aumente de longitud y grosor. Para los ejercicios es necesario tener constancia, y dedicarle los minutos al día necesarios, que te indiquen los expertos.

Generalmente te proveen de videos instructivos los cuales te enseñarán como realizar los ejercicios.

No obstante, es preferible que consultes con tu médico para que el te asesore cuál es el mejor tratamiento para tu caso y de acuerdo a tu historia clínica.

Las que te presentamos, son algunas de las tantas opciones que puedes probar, antes de recurrir a la cirugía.

~ por MeD en 21 abril 2009.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: