Masturbación masculina.

  1. Entre mas contacto más placer. Rodea el pene con toda la mano, y deslízala hacia arriba y hacia abajo.
  2. Cuando el pene es pequeño, esta técnica es útil. Sitúa cuatro dedos en la parte de abajo del pene y deja el pulgar arriba y comienza a acariciarlo recorriendo el pene con tus manos.
  3. Toma el pene como si fuera un lápiz. Esta técnica te permite palparlo, pero hay menos contacto.
  4. Utiliza una mano para acariciar el escroto mientras con la otra mano te masturbas el pene. Puedes cruzar los brazos. Te parecerá como si estuviera otra persona acariciándote el escroto.
  5. Frota el glande con una mano y desliza la otra hacia arriba y abajo por el cuerpo del pene. El placer se aumenta aun más si utilizas lubricante.
  6. Envuelve el pene con ambas manos, una cerca de la base y la otra cerca de la cabeza del pene. Muévelas rítmicamente hacia arriba y abajo o bien, hazlo en movimientos contrarios.
  7. Lubrica el glande del pene y el pliegue entre dos de tus dedos (preferiblemente entre el pulgar y el índice. Coloca el pene entre estos dedos y comienza a masturbarte con el típico movimiento hacia arriba y hacia abajo. Utiliza tu otra mano para acariciar el escroto o ano.
  8. Usa solo el pliegue de la mano para acariciar la cabeza del pene.

Esta zona es muy sensible. ¿Como lo estimulamos?

Una vez encontrado el Punto G, apoyamos el dedo suavemente y de una forma acompasada, modificando el ritmo, según el resultado obtenido. Este tipo de caricia requiere de mucho tacto ya que nuestra pareja puede acelerar o ralentizar, aumentar o reducir la presión y con ello hacer variar el grado de excitación. Se recomienda para este tipo de caricias, lubricantes íntimos, a fin de hacerlas mas suaves. ¿Existe el punto G masculino? La respuesta es, si, no es ni mas ni menos que la próstata, que es un órgano glandular del tamaño de una nuez, que se encuentra debajo de la vejiga y delante del recto. El Punto G masculino, se encuentra en el interior del recto, a unos 5 cm del ano . No todos los hombres se animan a este tipo de estimulación, ya sea por tabú o prejuicios que pongan en duda su masculinidad. Hay una forma de estimular el Punto G masculino, desde el exterior, es presionando o masajeando la zona que va desde el ano hasta los testículos. La estimulación del Punto G en los hombres produce una mayor excitación, orgasmos más intensos y una eyaculación más potente.

~ por MeD en 28 julio 2009.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: