Ideas para volverlo loco -2-

Excursión inolvidable: una vez hecho el movimiento anterior puedes rematar la jugada haciendo travesuras por su espalda. Aunque resulte difícil de creer, algunos expertos aseguran que el punto G está en el ano de los hombres. Caricias tentadoras y algo más, pueden despertar una parte poco explorada de su sexualidad.

Cuerpo a cuerpo: los masajes relajan, excitan y gustan. Si quieres que tu handicap como masajista esté por las nubes, utiliza tu cuerpo para hacerlo. Es el llamado “thailandés”, en el que la chica libera la tensión de su compañero con un masaje muy corporal.

¿Jugamos al Toca Toca, a ver lo que descubres?

Toca lo que suena: a veces pensamos que después del pene ya no hay vida excitante. No te equivoques, los testículos son zonas muy sensibles que se excitan mucho más con las caricias y los besitos. Mientras lo tocas, deja caer la otra mano buscando otros puntos de placer.

¡Utilízalo!: Sus pene pueden tener muchas más aplicaciones de las que imaginas. A parte de servir para lo que todas sabemos, también pueden ser una agradable forma de estimular tu clítoris. Puedes sujetarlo y pasarlo por donde tu sabes. Te excitarás hasta lo impensable jugando con él.
Zonas de alto voltaje: la oreja, el cuello, la nuca son zonas que pueden hacerle echar chispas. Un truco, para que tus caricias tengan mayor repercusión: prepara el terreno. Deja pasar tu cálido aliento por ellas y entonces sentirán aún más las caricias que le vas a obsequiar.

Juega con el factor sopresa.
Que suba la temperatura

Juegos calientes: para romper la rutina no estaría nada mal disfrutar de un juego erótico. Los hay especialmente destinados a tal efecto, en plan Pirámide del amor, o también podéis improvisar un strip póker y después hacerle recuperar sus prendas de la mejor y más caliente forma que se te ocurra.

¡Al ataque!: lo mejor para conseguir un buen ataque es el factor sorpresa. Busca un sitio donde no se pueda imaginar que tú vas a tomar la iniciativa y demuéstrale de lo que sois capaz de hacer. Puedes proponerle hacerlo en el ascensor, en el mar o en la montaña.

¡Provócalo!: no hay nada más divertido que ponerlo en un compromiso. Si estáis en una cena, tu pie puede empezar a navegar entre sus piernas. Si vais en el coche y os detenéis en un semáforo, tu mano puede perderse en su anatomía… pero guardar el mejor momento para cuando estéis aparcados.

Teléfono Rojo: llámalo a cualquier hora para mantener una tórrida conversación. Explícale lo que le harías si lo tuvieras delante y lo que te gustaría que te hiciera. Si él no puede hablar porque tiene a alguien delante, pasa de todo y explícale con todo lujo de detalles lo que más deseas en ese momento.

~ por Laura en 14 agosto 2009.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: