Hipocondría

La hipocondría es la preocupación y el miedo a sufrir una enfermedad grave o, incluso, pensar con certeza que se tiene. Es un estado de ansiedad en el que las personas que la padecen interpretan, de forma exagerada, las sensaciones corporales que experimentan. Un hipocondríaco deforma sus

https://i0.wp.com/www.vidaemocional.com/data/06111701.jpg

percepciones y las transforma en síntomas de un mal grave que le aqueja. Por ejemplo, un lunar puede ser para ellos el principio de un cáncer de piel; una simple erupción cutánea, un herpes zóster; una taquicardia, el prolegómeno a un infarto de miocardio; un dolor de cabeza, la consecuencia de un tumor cerebral. Y así la cadena se vuelve eterna, como la tortura en la que viven.

El trastorno afecta frecuentemente a ambientes familiares, es decir, que muchos miembros de una familia tienden a sufrir este mal. Y es que parece que existe una predisposición genética a padecer hipocondríasis. Además, muchas familias son especialmente sensibles hacia la interpretación de los signos de enfermedad.

Causas.- Quien padece hipocondría teme la enfermedad por el papel desagradable que ocupa el dolor y la muerte en la mayoría de las culturas. Por ello, tienden a obsesionarse con algunos signos, en muchas ocasiones imperceptibles, que muestra su cuerpo desencadenando así la hipocondría. Se ha podido comprobar que en esa enfermedad tiene mucho que ver el ambiente familiar en el que se encuentra el individuo, por lo que es frecuente encontrar varios hipocondríacos en una misma familia. Y es que el los normal es que cada persona aprenda en su entorno a interpretar los signos de enfermedad o corporales.

Por otro lado, hay que tener en cuenta la posibilidad de que el hipocondríaco padezca verdaderamente algún tipo de mal, aunque lo más frecuente es que éste no sea muy grave y se tienda a exagerar o que se ponga su atención en los síntomas más leves, olvidando los verdaderamente graves. Asimismo, hay que señalar que, en ocasiones, el nivel de hipocondría es tan alto que el afectado es capaz de crear verdaderos síntomas orgánicos de la enfermedad por la que se haya obsesionado. Además, el hipocondríaco se caracteriza por no conformarse con un examen médico que le asegure su buen estado de salud, por lo que viven en constante preocupación.

Hay que diferenciar entre la hipocondría y la aprensión, ya que ésta última no afecta a la vida social, laboral y familiar del afectado. Además, para diagnosticar hipocondría es necesario que el paciente presente los síntomas al menos durante seis meses y se debe asegurar que no padezca ninguna enfermedad real.http://item.slide.com/r/1/250/i/3E_BMwUByz9JEakyE05usZhwSezXtGhe/

La hipocondría es un trastorno relacionado, en la mayoría de los casos, con la ansiedad y el síntoma más frecuente es la preocupación excesiva por

la enfermedad, así como la creencia constante de encontrarse enfermo. Así, se puede descubrir si una persona es hipocondríaca si se observa en ella la meditación constante sobre los síntomas de una enfermedad, ya sean reales o imaginarios. En ocasiones, esta obsesión es de tal dimensión que el afectado se puede provocar auténticos síntomas físicos, como la aceleración de los latidos del corazón o disfunciones digestivas. Además, el hipocondríaco examina sus propias funciones biológicas de forma regular e incluso obsesiva. Por ello, se toma el pulso, la temperatura o la tensión arterial, numerosas veces al día, y analiza la cantidad y la composición de los alimentos que va a ingerir.

Pero la preocupación del afectado no sólo hace referencia a aspectos corporales, sino que también implica males físicos menores, como heridas o tos, y a sensaciones físicas vagas, como el cansancio. Lo normal es que estos síntomas no pertenezcan a ninguna enfermedad grave real, aunque el enfermo se los atribuye a alguna patología y llega a creer que la padece. Incluso, se puede dar el caso de que el hipocondríaco se encuentre verdaderamente enfermo y que los síntomas reales hayan escapado de su atención, por la preocupación de padecer algo más grave.

Tratamiento adecuado.- La hipocondría es un trastorno psicológico, por lo que el tratamiento principal consiste en una terapia cognitivo-conductual, que tiene el objetivo de hacer que el paciente pierda el miedo a estar enfermo. Lo primero que hay que conseguir es que el paciente abandone las visitas constantes a las consultas médicas y a las urgencias hospitalarias y que la salud y la enfermedad no sean un tema habitual de conversación para él. Para ello, es imprescindible la colaboración de la familia del afectado.

Por último, para eliminar el miedo a la enfermedad, se utiliza la desensibilización en la imaginación del paciente de aquellas situaciones temidas, para conseguir la progresiva aceptación de éstas y evitar que el cuerpo sea únicamente una fuente de dolor y angustia para él. Conjuntamente, en algunos casos, se emplean psicofármacos en la fase inicial de la enfermedad para controlar los síntomas ansiosos de la persona afectada.

~ por Laura en 30 agosto 2009.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: