Imsomnio

Tardar horas hasta conseguir dormir; adormecerse con relativa facilidad, pero despertarse en medio de la noche y no dormir mas, despertarse con el menor ruido; tener constantemente horribles pesadillas; sentir un irrefrenable entorpecimiento después de las comidos – éstas son las perturbaciones más comunes del sueño que, encuadradas algunas de ellas en la categoría de insomnio, llevan a miles y miles de personas a someterse voluntariamente a una intoxicación progresiva del organismo mediante el empleo de drogas somníferas.

Si bien hay algunos problemas orgánicos – como, por ejemplo, los dolores, la fiebre, la arteriosclerosis, las trastornos vasculares y digestivos, las lesiones cerebrales, etc. – que pueden provocar el insomnio, la mayor parte de las veces son las preocupaciones, el agotamiento, la excitación nerviosa y la depresión sus causas principales. Sin embargo, para que estos factores lleguen a representar un’ obstáculo insuperable para el sueño, es necesario que el organismo esté con sus defensas debilitadas. En otras palabras, no sólo el insomnio, sino también todos los otros trastornos del sueño, que se repiten con cierta frecuencia, constituyen indicios de que se está viviendo de una manera inhábil, desde el punto de vista físico, síquico, mental y espiritual.

Los métodos naturales de tratamiento, respetando las determinaciones básicas y atendiendo a las necesidades reales del organismo, pueden llevar a la solución definitiva de esos problemas, al eliminar rápidamente todas sus desagradables consecuencias.

Diariamente, miles de personas, principalmente los habitantes de las grandes ciudades, sufren de insomnio, que puede surgir como consecuencia de diferentes problemas, como, por ejemplo, la alimentación inadecuada, la falta de actividad física, la tensión nerviosa, etc. Además de agotadora, la falta de sueño puede desequilibrar todavía mas al organismo, predisponiéndolo a sufrir trastornos mas graves.

Clasificación del insomnio:

  • Transitorio (durante un período corto de tiempo)dura desde una sola noche a varias semanas.
  • Intermitente (viene y va)los episodios se producen de vez en cuando.
  • Crónico (constante)se produce la mayoría de las noches y dura al menos un mes.

~ por Laura en 30 agosto 2009.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: