Aburrimiento sexual

Sea cual sea la causa de esta pereza, el problema tiene solución

Pero ¿se sabe por qué se produce el DSI? Los expertos mencionan “problemas de pareja o laborales, rutina, estrés o depresión, como factores psíquicos. También, estar convaleciente de una intervención quirúrgica, después de tener un hijo o tras consumir determinados medicamentos (antidepresivos, diuréticos y algunos anticonceptivos).

“Practicar sexo por obligación, exigirse determinado rendimiento sexual, buscar el orgasmo a toda costa o anticipar que no lo vamos a lograr en lugar de disfrutar del camino genera ansiedad y ésta bloquea el deseo. Lo mismo ocurre con el enfado, el rencor… Por eso es importante que las riñas no duren mucho, propiciar el diálogo y promover la sensualidad pues así aparece la sexualidad”.

Sea cual sea la causa de esta pereza, el problema tiene solución y, sobre todo, no se trata de una enfermedad. La cuestión es cómo resolverlo. “No es imposible hacerlo en pareja y, por experiencia, lo indicado es recurrir a un especialista y hacerlo sin temor: son terapias efectivas, pero resulta imprescindible descubrir las causas para darle solución”

Para que funcione, las dos partes, perezoso y apetente, deben implicarse y enfocar el proceso sin agobios, como algo lúdico. El esquema del tratamiento es:

Hablar con la pareja ayuda a mejorarlo, pero hay que llevar cuidado por que puede llegar a sentar mal; la otra persona podria llegar a entender que no le das placer o que nunca se lo has dado.

La otra persona puede tomarselo de dos maneras: ser una persona que no le de importancia o podria llegar afligirse según el tipo de autoestima .

IMPORTANTE: Nunca dejar de lado a la pareja, apoyarla/o al máximo .

Dieta sexual. Al principio, nada de coito para romper el círculo vicioso demanda/rechazo. Prohibido el sexo y hablar de él! El apetente sí puede satisfacerse, pero jamás delante de su pareja, que puede sentirse culpable por no proporcionarle placer.

Restablecer la comunicación. Simultáneamente a la dieta, hay que recuperar el diálogo en pareja, indagando en los intereses y gustos comunes y estimulando la relación en términos de afecto, amistad, atención…

Sesiones de sensualización. Una vez por semana, masaje recíproco, (ahora tú, ahora yo) recorriendo cada parte del cuerpo, menos los genitales. Se trata de disfrutar de la caricia sin la presión del coito. ¿Número de sesiones? Hasta que la persona inapetente permita o demande caricias en los órganos sexuales.

Acceso progresivo a la zona genital. Según el perezoso lo tolere o lo pida, y así hasta que acceda a practicar el coito.

~ por Laura en 28 diciembre 2009.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: